No veo indígenas en la Cumbre Iberoamericana.

misioneros
(FOTO: Misioneros Dominicos en el Perú).

Estos días se reúnen en la Cumbre Iberoamericana de Panamá nuestros flamantes representantes de España y América Latina (a excepción de los 9 países que han pasado de toda esta mamada, que son Venezuela, Brasil, Cuba, Bolivia, Guatemala, Uruguay, Chile, Argentina y Ecuador). Allá se ve estos días a muchos politicuchos vestidos de guayabera, traje y corbata, pero ni una sola pluma y ni tampoco una sola cara pintada. Mal van este tipo de reuniones tan excluyentes y elitistas, si simplemente se olvidan de las raíces que los trajeron hasta aquí. De momento ya han acordado celebrarla cada dos años porque nadie quiere asumir sus costes, y me temo que el final a medio plazo ya está anunciado.

La primera conclusión dolorosa que extraigo cada vez que hablo de las comunidades indígenas en América Latina, es que todas las sociedades contemporáneas de este continente somos hoy en cierto modo “malinches”, traidores a unas raíces culturales que de cierta forma todos pertenecemos a ellas. De lógica es pensar así, si fuéramos conscientes de que antes de llegar las flotas de Cristóbal Colón al continente, todos eran indígenas en esta parte del Mundo. Seamos mexicanos, argentinos, colombianos o brasileños, todos provenimos de aquellos antepasados, y debería ser nuestra obligación moral cuidarlos y protegerlos, mucho antes que expoliarlos. La indiferencia ante las atrocidades que se cometen hoy contra ellos, nos convierte en villanos cómplices de todo esto. Veneramos a los de las guayaberas, sin acordarnos que ellos tienen también sus raíces indígenas.

Esta es la razón fundamental por la que me sensibiliza tanto tantísimo este tema. Mi primer contacto con el mundo de los indígenas fue hace 8 años, cuando tuve el privilegio de conocer al Maestro Miguel Ángel Estrella, pianista argentino con descendencia libanesa y luchador por los Derechos Humanos en el Mundo, hoy a través de su título de Embajador de Buena Voluntad por la Unesco, y antes con su piano y su voz contra la Dictadura Militar de Jorge Rafael Videla en la Argentina. Ahí aprendí de su proyecto “La Voz de los Sin Voz” que llevó a la Unesco, a través de grupos musicales indígenas de toda América Latina, que fomentaban en París una forma de vida basada en el respeto a las culturas del Mundo, y la cohabitación entre todas ellas. A partir de ahí, me empecé a documentar más profundamente sobre el tema en internet, y viví mis propias experiencias en campos aborígenes y guajiros de Camagüey (Cuba), o en Guerrero (México). Viví en primera persona durante 5 años la miseria en la que viven estas gentes, viviendo con puercos en las casas, sin luz ni agua potable, pariendo en chozas de madera, labrando sus tierras para alimentarse, viviendo en la más absoluta discriminación social, y acercándose a la “modernidad” únicamente a vender sus productos artesanales que les ayudara en su instinto de supervivencia. Los niños cazando tarántulas para asarlas y comer, y hasta mujeres amamantando monos que luego servirían de posterior alimento también.

Hoy es el día en que la voracidad insaciable del capitalismo necesita sus tierras, bien para plantaciones de coca (ína), bien para la extracción de recursos energéticos, o bien para conexiones de transporte. No se están respetando absolutamente ninguno de los tratados internacionales, que hay firmados en defensa y protección de todas estas huellas culturales tan nuestras, y hasta los propios indígenas se debaten hoy entre la lucha armada por defender las tierras que consideran suyas, o directamente el suicidio por impotencia, como empieza a pasar en comunidades indígenas de Brasil.

Tengo la fortuna inmensa de haber tenido un destino en la vida, que me haya dado la oportunidad de conocer a misioneros religiosos españoles entregando sus vidas por estos indígenas en Perú, Colombia, México o Cuba. Gente que merecen monumentos a la constancia y la sensibilización por la justicia de los “injusticiados”, y que todavía valoran más la felicidad de las relaciones humanas y las ciencias naturistas ancestrales, mucho antes que el dinero y la opulencia que todo lo arrasa allá por donde pasa. Porque no tengamos ninguna duda, de que todo lo que hoy somos y hemos aprendido, lo hemos hecho desde la evolución del conocimiento que ellos nos dieron antes. Hoy no habrían las medicinas que hay, ni la comida que hay, ni la música que hay, ni la ropa que hay en toda América Latina, si antes ellos no hubiesen simplemente existido. Y querer borrarlos ahora de un plumazo, como parece que pretenden las políticas de las llamadas “Democracias” en el continente, significaría perder todas esas huellas de las que nos valemos para saber quiénes somos hoy, y qué rumbo nos estamos marcando para el mañana. Y el día que perdamos este rumbo, no seremos más que una civilización a la deriva, perdida en principios, y con riesgo claro de extinción. Al que no le importe nada de todo esto, yo casi le recomendaría que mejor no tuviese hijos. Al que sí le importe, le aviso que ya estamos preparando una colectiva de conciencia social sobre todo este tema a través de nuestra Social Factory de Guadalajara Jalisco. Querer es poder.

Para terminar, quisiera recomendar este “documentalito” breve de 18 minutos de duración que pongo a continuación, donde creo que se recoge a la perfección todo lo que estoy intentando transmitir. Pertenece a la Asociación “Azul y Verde” para la protección de los derechos indígenas en Guatemala. Afortunadamente, en YouTube hay a la vez muchos vídeos similares a éste, para quien quiera profundizar en la materia si le interesa:

Documentación:
Indígenas brasileños se suicidan por el robo de sus tierras:
http://www.telesurtv.net/articulos/2013/10/14/decenas-de-indigenas-brasilenos-se-suicidan-cada-ano-por-el-robo-de-sus-tierras-2403.html/#mediabox

Miguel Ángel Estrella:
http://es.wikipedia.org/wiki/Miguel_%C3%81ngel_Estrella

¿Para qué tenemos Tribunal de La Haya?.

Haya
El Mundo tiene un super-árbitro internacional para enjuiciar y condenar a todos los “malechores maléficos malos malísimos” del Planeta. Se llama “Tribunal de La Haya”, y ha pasado en su vida por diferentes fases institucionales como el Tribunal Permanente de Arbitraje, el Tribunal Permanente de Justicia Internacional, la Corte Internacional de Justicia, o la Corte Penal Internacional.

Su misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad. Criminales sin escrúpulos que se dedican a matar gente y a hacer guerras por todo el Mundo. Es un edificio precioso con sus jardincitos en la ciudad de La Haya (Holanda). Da trabajo a un montón de gente, representa a muchísimos millones de personas en el Mundo, Y ESTA MIERDA DE INSTITUCIÓN QUE PAGAMOS TODOS LOS CIUDADANOS DEL MUNDO NO SIRVE ABSOLUTAMENTE PARA NADA.

Su estatuto protege el principio de jurisdicción universal. Es decir: sólo procesará cuando el país del cual sea ciudadano un agresor, no pueda o no desee procesarlo (por ejemplo, lo que debería estar haciendo España con Aznar). Pero resulta que su credibilidad se cae por los suelos cuando países como USA, Rusia, China, Cuba, India, Israel o Irak, no quieren firmar su Estatuto porque no se quieren someter a un Tribunal que les intervendría su soberanía nacional inquebrantable. Es decir: que por ejemplo, al Sr. Obama se le ocurre ahora bombardear Siria porque no puede llevar a Al-Assad a este tribunal, como tampoco lo hizo con Gadaffi, o con Sadam Hussein. Como USA no ha firmado su Estatuto, pues puede hacer lo que le salga de los huevos con lo que ellos creen que es “su Justicia”.

Pero es que da la casualidad de que los grandes del Mundo, los que están armados hasta los dientes y los que deciden cuándo bombardear y cuándo no, son los que van a su libre pedo pasando de las Instituciones que supuestamente se crean para mantener un orden y control en el Mundo. Y entonces, ante esas circunstancias, me imagino que lo más lógico sería cerrar ya esas Instituciones, destinar esos edificios a universidades o centros de investigación, y ahorrarnos todos unos auténticos dinerararales en recursos administrativos, que sólo sirven para que muchos se pongan las togas y vivan de puta madre a costa de los recursos públicos.

Siria se podría solucionar sin tirar una sola bomba con este Tribunal. Irak, Afganistán, Libia, Egipto, Chile, Argentina,.. todos los casos de dictadores que ha tenido este Planeta, se habrían podido solucionar por la vía penal sin el recurso de la violencia. Pero si aquí lo único importante que parece que hay por detrás, es desarrollar una industria armamentística que genere cantidades ingentes e inhumanas de dinero, entonces lo mejor sería quitarnos ya la venda de los ojos, terminar ya con toda esta farsa, y poner bien claritas las cartas sobre la mesa para que todos sepamos dónde estamos. Si a Obama no le gusta Al-Assad, creo que sería mejor enjuiciarlo, antes que masacrar a toda una sociedad Siria.

Envidia por América Latina desde esta “pseudo-Europa”.

simon
Tengo que reconocer que desde mi posición euroescéptica siento una envida sana (y cochina!) de todo el momento tan integrador que está viviendo América Latina en estos tiempos. Tengo la espinita clavada para todo esto de mis hermanos mexicanos a los que tanto quiero, pero sé que algún día pronto llegaremos a ver el sueño de Simón Bolívar de un Continente Sur unido entre Pueblos. Cada vez queda menos para verlo.

Siento envidia sana (y cochina!) de ver cómo todos se unen “A UNA” contra ningún pueblo externo que quiera apropiarse de sus tierras, de sus Pueblos, de sus recursos o de sus culturas. Lo hicieron con maestría contra los españoles en su tiempo, lo está haciendo con inteligencia contra los gringos ahora, y lo harán si hace falta contra los chinos con perseverancia. Ellos son ellos, y quien quiera negociar lo tendrá que hacer en igualdad de condiciones. Son unos genios para conceptos como IGUALDAD o DIGNIDAD DE LOS PUEBLOS.

Siento envidia sana (y cochina!) que tengan líderes como Hugo Chávez, Fidel Castro, José Múgica, Evo Morales, Cristina F. Kirchner, Lula Da Silva, Michelle Bachelet, Dilma Rousseff,.. etc, etc. Gente que saben ponerse de acuerdo entre ellos por un objetivo común, y que anteponen políticas externas de cohesión por políticas internas de pura competencia entre ellos. ASÍ SE CONSTRUYE CONTINENTE!.

Siento envidia sana (y cochina!) de que en esta batalla protectora contra injerencias desde el exterior, sepan utilizar el recurso del petróleo como la mejor arma capaz de compartirla entre todos ellos. Si es necesario ayudar a la Hermana Cuba contra Bloqueos miserables, pues se le ayuda. Si es necesario ayudar a Argentina por desastres naturales, pues se le ayuda. Si es necesario ayudar a Bolivia con políticas de crecimiento, pues se le ayuda. Si es necesario aportar con Brasil recursos hacia el crecimiento común, pues se aportan. ESO ES CONCIENCIA DE PUEBLOS!.

Los americanos tienen en sus vecinos del Sur un hueso difícil de roer (afortunadamente para el resto del Mundo). Creyeron que generando una economía basada en el dinero como único recurso corrompedor, podrían ganarse la compra de todos los líderes del Mundo. Creyeron que basando el crecimiento de dicha economía desde el petróleo tendrían el poder en sus manos para monopolizar las políticas de todo el Mundo. Creyeron también que el poder armamentístico serviría como recurso sometedor de los Gobiernos a través del miedo inducido. …Creyeron tantas y tantas falacias propias de una civilización que en sus cimientos resquebrajan las grietas de quien sólo piensa en dinero y olvida la ética y el intelecto, que ahora están viendo que ese propio petróleo se está volviendo en su contra, si los demás simplemente saben cómo utilizarlo de forma inteligente. A esto, los americanos lo llaman “IN YOUR FACE”.

Tenemos muchas cosas que aprender en esta Europa rancia desde América Latina. Aquí no sabemos qué significan las palabras “lucha”, ni “rebeldía”, ni “respeto”, ni “dignidad”, ni “unión”. Aquí el barco está hundiéndose estrepitosamente, y la gente sólo piensa en llenarse los bolsillos y salir corriendo. Somos miserables, somos antisolidarios, somos egoístas y sobre todo somos socialmente indiferentes. Justo todo lo contrario que allá. Por eso aquí, cuando llegan los momentos tan claves de elecciones en los tiempos que vivimos, nos encabronamos tanto que ni siquiera vamos a votar, mientras ellos allí, van a vivir un próximo domingo HISTÓRICO con las Elecciones en Venezuela. Guarden la fecha del 14 de Abril de 2013 para los libros de Historia. Pongo la mano en el fuego a que marcarán un record de participación popular desde ningún Pueblo en la Historia de las Democracias, y eso será una lección de auténtica REPRESENTACIÓN POPULAR desde quien gane esas elecciones. Le duela a quien le duela, porque a partir de esa fecha ya no se podrá hablar más de “Dictadura” para Venezuela.

De verdad que siento una gran envidia por todo esto en mi condición de “pseudo-europeo”.