Cuba no dejes de ser Cuba.

Mi querido hermano cubano,

Ya sé que se acaba el Bloqueo, BIEN!. Ya sé que empieza el progreso, BIEN!. Ya sé que pronto serás uno más en el Mundo, BIEN!.

..Pero hazme caso y por favor, no te conviertas como uno más en el Mundo.

No dejes nunca de bailar en la guagua cuando suene el cel, porque perderás la magia del alma cubana allá en cada rinconcito hasta donde ahora la tienes. No dejes nunca de escupir ron por tus santicos, porque te convertirás en un comerciante más de esos que prefiere venderlo. No dejes nunca de jugar al dominó en cada calle, porque entrarás en la vorágine y el estrés de los esclavizados de la industria capitalista. No dejes nunca de jugarle a la lotería ilegal, porque perderás la camaradería de tus vecinos de barrio. No dejes nunca de producir tu música salsera o reggaetonera, porque cambiarás la matiné por la oficina de trabajo. No dejes nunca de arreglar las máquinas por muy viejas que sean, porque serás atrapado por el victimismo de las nuevas modas. No dejes nunca de jinetear, porque entonces serás jineteado. No dejes nunca de lado tus principios revolucionarios, porque pasarás al club de los alienados por el fútbol. No dejes nunca de comer en cajita, porque entrarás en la dependencia eterna de quien se acostumbró al buen paladar. No dejes nunca de ir a ver los atardeceres al Malecón, porque entonces sabrás lo que significa perder las buenas amistades. No dejes nunca de ser satisfecho y compartir lo que tengas, porque entrarás en la carrera enferma de quien nunca para de querer amasar más. No dejes nunca de respetar a tus ancianos, porque perderás el valor invalorable de la familia. No dejes nunca de dar libertad a tus niños para que jueguen en la calle, porque te convertirás en el paternalismo sobreprotector de las sociedades invadidas por las armas. No dejes nunca de limpiar tú mismo el frijol, porque te lo darán limpio pero adulterado. No dejes nunca de meter la caña en la máquina del guarapo, porque un día sin darte cuenta te verás bebiendo agua de polvos.

Nunca pares de cantar, bailar, besar y sonreír, porque pasarás de ser un cubano a convertirte en otro humano “capitalista” más del Mundo; cuando viajes, te darás cuenta. Caribe no hay más que uno, y cuando más uno se aleja de él, entonces sabe lo que de verdad significa “extrañarlo”. Lee de nuevo el título de este post, y olvídate de los televisores plasmas. No seas uno más de todos los que hoy están siendo devorados por el billete. La felicidad va mucho más allá…

 

Anuncios

Carta al cielo a Manu Leguineche.

leguineche
Querido Manu,

Hoy me despierto con el dolor inmenso y el corazón hecho un vuelco al enterarme que ya nos dejaste. Llevabas tiempo amenazando con que algún día lo harías, pero en verdad te digo que los que creemos en la inmortalidad de los JUSTOS, pensábamos que era ilegal que lo hicieses.

Bueno pues ya pasó, ya está. Aquí seguiremos los mortales tu ejemplo de vida, no nos queda otra. No te conocí en persona, aunque tuve 2 oportunidades muy buenas de visitarte en Guadalajara cuando movía con UNESCO unos proyectos que estaban hechos “ad hoc” para tu persona. El destino quiso que no diera el paso porque las cosas nunca se cerraban, y hoy me arrepiento de que aquello fuera así. Pero afortunadamente sí te conocí EN MENTE, cuando un día tuve el privilegio, hace ya unos 10 años, de encontrarme por casualidad tu gran obra maestra “El camino más corto”, perdida entre multitud de libros rancios con polilla en la Feria del Libro de Madrid. Yo no era más que un joven virgen con ansias de viajar y conocer el Mundo, y buscaba un libro que me abriera la mente y me permitiera comprar multitud de boletos imaginarios de avión para recorrer países, aprender culturas, y conocer a personas anónimas del Mundo. El destino me hizo aquel regalo: encontrar aquel libro tuyo que compré por 20 euros. No sabía ni quién eras, pero lo devoré en 2 días. Me abdujo tanto, que tuve que meterme en internet a investigar “quién eras”. Ahí apareció el gran Manu Leguineche en todo su esplendor. Empecé a leer crónicas tuyas, columnas, entrevistas en la tele,.. y me enamoré del personaje. Me hizo subir tanto mi nivel de exigencia intelectual, que todo el Mundo se me nubló de un plumazo. Ya no quería aprender de nadie más, ya no me interesaba leer a nadie que no estuviese a tu nivel. Reconozco que eres una mala referencia para los “jóvenes vírgenes” con ansia de conocimiento.

Dejo aquí para la inmortalidad este vídeo tuyo en conversación con Enrique Meneses, otro de los grandes de este país, orgullosa “Marca España”. Esta sí que es la buena. Lo dejo para el lector que se pase por aquí en el tiempo, para que nunca deje de verla y aprenderla. Y si es joven, todavía mucho mejor. Porque así, sólo así, soy capaz de creer todavía en las nuevas generaciones.

DIOS QUÉ INJUSTO ERES!!!!. Lo genios no deberían morir nunca. Me quedo con una de las frases más sabias que he leído nunca en mi vida, y que ya te la has llevado contigo incomprensiblemente arriba:

“El Siglo 20 ha sido el gran siglo desaprovechado: tanto avance tecnológico para tan poco avance humano” (Manu Leguineche).