Jóvenes políticos, sí y no.

joven
Hoy nos despertamos con la noticia de que en Austria han puesto de Ministro de Exteriores a un chavalito de 27 años que ni siquiera ha terminado la carrera de Derecho. ..Eso ya es inicialmente sospechoso, por lo visto va un poco retrasado en el tema de los estudios. La sospecha crece cuando veo que pertenece al partido de la derecha en el binomio alternante de aquel Gobierno (lo que en España sería el PP), lo que hace pensar que todo parece más una estrategia de lavado de imagen, antes que la aparición de un “genio superdotado”. Mal vamos así. Y la sospecha ya se convierte en fundamento, cuando leo que el descenso en Austria de la opción tradicional del binomio en el poder está bajando alarmantemente, han llegado incluso a la coalición para mantenerse empoltronados al clavo ardiendo, y necesitan de este tipo de “aires frescos” para seguir manteniendo las ilusiones de los estafados. Fin de la película, se me cae el mito.

Se me cae el mito, porque yo soy un acérrimo defensor de los jóvenes políticos como alternativa a los rancismos corruptos. Antes de leer la noticia entera, yo me imaginaba que este chaval era una alternativa al poder estilo lo que en España pudiera ser el caso de Albert Rivera y su partido Ciudatans. No es que sea de mi gran gusto esta opción, porque habla como los demás políticos, piensa como los demás políticos, y actúa con las mismas herramientas que los demás políticos. Creo que es una especie de “diamante” que se va a quedar a medio pulir, porque este joven lo tiene todo para triunfar, pero se queda a medio camino de lo “revolucionario”. Pero por lo menos tiene el grandísimo mérito de construir su plataforma prácticamente desde la nada, “virgen” a nivel de apadrinamientos políticos, y eso a mí me gusta mucho porque le pone al nivel de los “luchadores”. Esto le diferencia por ejemplo, del otro joven político más mediático en los medios de nuestro país, que pudiera ser el caso del chaval ése Axel Kicillof que hace de economista y Ministro con Cristina Kirchner, y que si no le llega a haber caído en gracia a la Presidenta, hoy sería un don nadie.

Necesitamos jóvenes luchadores en estas supuestas “Democracias” de hoy, limpios de pasado, enérgicos de presente, e inquebrantables de futuro. Necesitamos auténtica sangre fresca, implicada por las personas y no por la fama, el poder, el fútbol ni las copas. Esto hace ya que el espectro se reduzca abismalmente casi al mínimo para intentar buscar algo nuevo, pero hay que ir a por ello “sí o sí”. Si estás leyendo esto y eres un joven que se siente identificado, lánzate sin miedo por favor; vas a triunfar, y todos te lo vamos a agradecer.

Fuente:
http://internacional.elpais.com/internacional/2013/12/21/actualidad/1387645193_362594.html

Anuncios