Artista de Guerra.

francis

Hace 2 días estuve en el Museo Rufino Tamayo en Chapultepec, Ciudad de México, y descubrí al artista mexicano de origen belga Francis Alÿs. En dicha exposición se le definía como “artista de guerra”, término que me llamó mucho la atención, porque yo personalmente conocía el concepto del “reporterismo gráfico de guerra”, pero no el del artista. ..Inicialmente choca mucho que alguien pueda hacer de forma frívola “Arte” en zonas de conflicto, es como si a un niño le das una chocolatina de la marca “kalashnikov”.

El caso es que investigando posteriormente, uno descubre que había artistas de guerra incluso antes de que se inventara la máquina fotográfica. Eran pintores e ilustradores que se armaban de pinceles y pinturas, y se iban a las guerras a contar de forma gráfica lo que ahí sucedía. Aunque artistas como Goya y Manet ya se implicaron mucho en este tipo de arte de una forma no presencial, fue en la Guerra de Crimea del Siglo XIX cuando los ingleses enviaron a ilustradores como Edward Angelo Goodall y Constantin Guys para que retrataran lo que ahí se producía. Unos lo consideraron como un caso más de “propaganda política”, y otros, como el primer precedente del reporterismo de Guerra. Desde entonces se sucedieron casos similares durante la I y II Guerra Mundial, aunque la cámara fotográfica le ganaba terreno al artista plástico. Ha tenido que ser a partir de la Guerra de Afganistán cuando esta figura se ha retomado de nuevo con fuerza, con artistas como Jules George, Michael Fay o el propio Francis Alÿs. Gente que no puede pintar encerrada en estudio, y definitivamente necesita emociones “más fuertes”.

El caso de Francis Alÿs es especialmente interesante, porque conceptualmente va mucho más lejos del mero retrato de una realidad dolorosa y cruel. Se implica mucho en la denuncia constructiva conceptual, un claro ejemplo de “Conciencismo”. Me llamó poderosamente su colección de pinturas y collages sobre la población afgana bajo el epígrafe de la “sincronización crómática” de la señal que se utilizaba en los televisores de Siglo XX, en clara metáfora al ajuste social que necesita cualquier país en guerra. Tristemente son lienzos de reducidísimo formato (15x10cm.), que puede parecer que se desinflan en la fuerza de la plástica, pero que a la vez evidencian la dificultad de la logística a la que se presenta un artista cuando va a algo tan serio como es una Guerra.

Me maravillan también sus performances “indivisorios” en denuncia contra las barreras ideológicas y las fronteras absurdas internacionales. Con una obsesión milimétrica de lo que significa la línea recta como el camino más corto unificador entre dos puntos, Alÿs ha ejecutado performances de barcas unidas entre La Habana y Miami, o niños unidos en el Estrecho de Gibraltar entre España y Marruecos. También fue capaz de mover unos centímetros una duna de Perú en tiempos de dictadura de Fujimori, haciendo patente aquel dicho de “La Fe mueve montañas”. …Afortunadamente estas cosas empiezan a verse cada vez más en los museos importantes del Mundo, y sin ninguna duda creo que un Mundo mejor empieza a ser posible gracias a ellas. Si aceptamos por bueno aquello de que una imagen vale más que mil palabras, empiezo muy seriamente a pensar que una obra de Arte vale más que mil problemas políticos.

francis2

Documentación:

Francis Alÿs; del hombre y la línea divisoria:

http://www.criticarte.com/Page/file/art2015/FrancisAlys.html

¿Por qué necesitamos pintores en una guerra?:

http://www.bbc.co.uk/mundo/internacional/2010/04/100408_afganistan_pinturas_guerra_reino_unido_rmm.shtml

Dibujando en zona de guerra:

http://www.vice.com/es/read/dibujando-en-zona-de-guerra

 

Anuncios

Filipinas no es Irak.

filipinas
España ha enviado al desastre de Filipinas dos aviones con comida y un equipo de 33 médicos. USA un portaviones cargado de agua potable, y ya está: “que les den por el culo a los filipinos”.

Esto no es Irak ni Afganistán, ni allá hay petróleo, sólo arroz. No llega ni el escudo antimisiles, ni las bases militares. Por no haber, no hay ni oficina del Banco Santander, ni del BBVA, ni fábrica de Zara. Mucho le importa a la Comunidad Internacional que los filipinos fuesen socios fundadores de la ONU, o que en los años 60 llegaran a ser la segunda economía más próspera de Asia después de Japón. Hasta el tifón, Filipinas no era más que un reducto de mano de obra barata para pocas multinacionales, pero tras el sábado, ya ni eso. Hoy sólo hay caos, cadáveres bajo el fango, robos de niños, y enfermedades que amenazan un nuevo desastre humano al estilo Haití.

Filipinas no despierta las grandiosidades soberbias de los políticos, y si alguna vez los Bush, Aznar o Blair se quisieron sacar la foto que los ponía en la cúspide mundial, hoy esos miserables callan y pierden la oportunidad de estar en la cúspide de las de “verdad”. El Mundo está perfectamente preparado para amenazar a Irán, para bloquear a Cuba, o para hundir a Europa. Pero los desastres naturales siguen sucediéndose, y nadie pone una neurona de esfuerzo para esquivarlos. Todo es “miedo”, “rentabilidad”, “producción” y “capitalización”. Lo único que importa los son números, las estadísticas, y las gráficas de crecimiento. Seguimos dándonos contra la misma pared una vez y otra también, y nadie mueve un sólo dedo por quejarse por otra cosa que no sea su casa, su coche, su trabajo y sus vacaciones. “Esto” es la Democracia del Siglo 21, la miseria más miserable que estamos produciendo como seres humanos. Me atrevería a decir que probablemente somos la generación más deshonrosa, humillante e inhumana en la Historia de la Humanidad. El gran periodista Manu Leguineche lo dijo ya hace 10 años: “Estamos viviendo el gran siglo desaprovechado: tanto avance tecnológico para tan poco avance humano”. Somos la vergüenza de los futuros historiadores en el Mundo.

Niños soldado y periodismo indigno.

ninossoldado
Este es un tema que a mí personalmente me sensibiliza hasta la médula. Propongo al lector que haga un seguimiento de medios y análisis de las noticias que salen acerca de las niñas secuestradas para someterlas a redes de pederastia y prostitución. Ahí salen casos de monjas que roban recién nacidas, niñas secuestradas como el caso Madelaine o los rumanos de Grecia, todo es compasión y tristeza. Muy bien, eso está perfecto a la hora de concienciar. Quien haga esta búsqueda, se dará cuenta que casualmente siempre son “niñas”, y curiosamente los “niños” no aparecen por ninguna parte, o rara vez cuando se demuestra que son captados para venta de órganos u negocios de adopciones. Órale vamos con ello:

Amnistía Internacional denuncia que una cantidad estimada de 300.000 menores de edad están participando actualmente en conflictos armados, en más de 30 países en los cinco continentes del Mundo. Niños que están disparando en Siria, que están matando en Afganistán, Mali, Sudán o Birmania. Niños que son robados en esos países, pero también en el resto de países en el Mundo, incluídos España o México. Esto no es sólo de “Africa”. Niños que no aparecen en las noticias por el juego miserable que hacen los grandes grupos de comunicación al servicio de la Industria de la Guerra, que es quien les paga. Niños que son ignorados por la Opinión Pública porque simplemente no se desea que se sepan estas cosas, porque actúan como mano de obra barata para invadir, aniquilar, y luego expropiar. Éste es el “modelo de crecimiento” del Siglo 21, y esto es el “Capitalismo” en su versión más cruda y real. Muchos periodistas del Mundo callan miserablemente todo esto, dejando la dignidad de su profesión pisoteada por los suelos, y masacrando a la vez la labor de los reporteros de guerra que se juegan la vida en zonas de conflicto, en pro de una denuncia que luego nunca ve la luz pública en los noticieros. Hasta que nadie se levante contra toda esta miseria, a algunos la fiesta les está saliendo muy rentable.

Para este caso en concreto, quisiera alabar el papel necesario y oportuno que a veces hace el mundo del Cine, con películas esporádicas que a veces hacen de este drama un show, pero por lo menos conciencian a los que saben mirar “más allá” del disfrute de una tarde con palomitas. Yo personalmente empecé a sensibilizarme por este tema precisamente con una película en el año 2004, la mexicana “Voces Inocentes” que relata este drama que se produjo en los años 80 en la Guerra Civil de El Salvador. La peli está muy buena, la recomiendo, está en Youtube. Luego vino la archiconocida “Diamantes de sangre” que fue la que por un tiempo internacionalizó la causa, pero que tristemente veo con dolor que el tiempo está poniendo de nuevo las cosas en su sitio. Los intereses son maestros en esto de generar corrientes evasivas. Hace escasamente 7 meses la película “Dirty Wars” fue premiada en el Festival Sundance de Robert Redford en USA, y hoy la tenemos proyectándose en algunos cines de España. Buen momento para refrescar memorias, volver a la carga, y generar sociedades basadas en la conciencia, la responsabilidad, y el “modelo de crecimiento” constructivo. Mientras sigamos mirando a otra parte, me temo que la cifra de Amnistía Internacional seguirá creciendo para bochorno de todos. Cuando un día desaparezca el hijo de algún conocido, te acordarás de este post y lamentarás el camino perdido.

¿Para qué tenemos Tribunal de La Haya?.

Haya
El Mundo tiene un super-árbitro internacional para enjuiciar y condenar a todos los “malechores maléficos malos malísimos” del Planeta. Se llama “Tribunal de La Haya”, y ha pasado en su vida por diferentes fases institucionales como el Tribunal Permanente de Arbitraje, el Tribunal Permanente de Justicia Internacional, la Corte Internacional de Justicia, o la Corte Penal Internacional.

Su misión es juzgar a las personas acusadas de cometer crímenes de genocidio, de guerra y de lesa humanidad. Criminales sin escrúpulos que se dedican a matar gente y a hacer guerras por todo el Mundo. Es un edificio precioso con sus jardincitos en la ciudad de La Haya (Holanda). Da trabajo a un montón de gente, representa a muchísimos millones de personas en el Mundo, Y ESTA MIERDA DE INSTITUCIÓN QUE PAGAMOS TODOS LOS CIUDADANOS DEL MUNDO NO SIRVE ABSOLUTAMENTE PARA NADA.

Su estatuto protege el principio de jurisdicción universal. Es decir: sólo procesará cuando el país del cual sea ciudadano un agresor, no pueda o no desee procesarlo (por ejemplo, lo que debería estar haciendo España con Aznar). Pero resulta que su credibilidad se cae por los suelos cuando países como USA, Rusia, China, Cuba, India, Israel o Irak, no quieren firmar su Estatuto porque no se quieren someter a un Tribunal que les intervendría su soberanía nacional inquebrantable. Es decir: que por ejemplo, al Sr. Obama se le ocurre ahora bombardear Siria porque no puede llevar a Al-Assad a este tribunal, como tampoco lo hizo con Gadaffi, o con Sadam Hussein. Como USA no ha firmado su Estatuto, pues puede hacer lo que le salga de los huevos con lo que ellos creen que es “su Justicia”.

Pero es que da la casualidad de que los grandes del Mundo, los que están armados hasta los dientes y los que deciden cuándo bombardear y cuándo no, son los que van a su libre pedo pasando de las Instituciones que supuestamente se crean para mantener un orden y control en el Mundo. Y entonces, ante esas circunstancias, me imagino que lo más lógico sería cerrar ya esas Instituciones, destinar esos edificios a universidades o centros de investigación, y ahorrarnos todos unos auténticos dinerararales en recursos administrativos, que sólo sirven para que muchos se pongan las togas y vivan de puta madre a costa de los recursos públicos.

Siria se podría solucionar sin tirar una sola bomba con este Tribunal. Irak, Afganistán, Libia, Egipto, Chile, Argentina,.. todos los casos de dictadores que ha tenido este Planeta, se habrían podido solucionar por la vía penal sin el recurso de la violencia. Pero si aquí lo único importante que parece que hay por detrás, es desarrollar una industria armamentística que genere cantidades ingentes e inhumanas de dinero, entonces lo mejor sería quitarnos ya la venda de los ojos, terminar ya con toda esta farsa, y poner bien claritas las cartas sobre la mesa para que todos sepamos dónde estamos. Si a Obama no le gusta Al-Assad, creo que sería mejor enjuiciarlo, antes que masacrar a toda una sociedad Siria.

Los ojos de la guerra y la valentía de Gervasio Sánchez

gervasio
Ayer fue una noche de esas raras en sábado donde parecen alinearse los planetas en perfecta armonía: documental en la 2 sobre los destrozos en la guerra, y posterior entrevista a Gervasio Sánchez en La Sexta. Periodismo digno del bueno y sin contra-programación; me dio mucha rabia pensar que podía haber jóvenes de botellón que se lo estaban perdiendo.

Las conclusiones del documental fueron de-mo-le-do-ras. El reporterismo de guerra se está acabando, y se imponen las crónicas de las grandes agencias al servicio de los intereses de quienes les pagan. Se monopoliza la información, se tergiversa la realidad, y definitivamente se pierde el valor de denuncia del llamado “cuarto poder”. Tengo que reconocer que hasta ayer, yo había sido muy crítico con Arturo Pérez Reverte por no entender su decisión de abandonar y denunciar los horrores de la Guerra, pero ayer “empecé a asimilar” perfectamente su explicación: a los 30 puedes morir en la Guerra de ilusiones, a los 40 de profesionalidad, a los 50 de solidaridad, y si a los 60 sigues vivo, mandas a tomar por culo todo por impotencia e incapacidad. Durísima conclusión. Felicito a todos y cada uno de los reporteros que participaron en esta “descuartización” para cualquier mínimo atisbo de intentar entender una Guerra: todo es simple y llanamente un SINSENTIDO HUMANO.

El destino quiso que tras el documental, en La Sexta empezase la entrevista personal al reportero Gervasio Sánchez. Si esto se llegó a acordar así por contrato para la no contra-programación, fue un aciertazo a la altura de los grandes profesionales. Gervasio sacó a relucir las miserias de los Gobiernos de España para la opacidad de la información en el caso de Irak: el vídeo de soldados españoles torturando a 2 irakís que ha salido a la opinión pública esta semana, la muerte silenciada de 7 agentes del CNI en Irak, y la denuncia por malos tratos que hizo el propio Gervasio contra el CNI hacia el traductor irakí Al Mayali, quien quedó liberado 1 año después por falta de pruebas para su acusación de traición e implicación en la muerte de los 7 agentes españoles. Todo, explicado desde el contexto que vivía España en esos días: las bombas del 11M en Atocha, y el cambio de Gobierno de Aznar por Zapatero. Por qué interesó silenciarlo todo, y lo más esperanzador para mí: CÓMO EL PARLAMENTO ESPAÑOL EMPIEZA A SACAR A DEBATE ESTE TEMA, lo que amenaza en una nueva “bomba” de relojería para la maltrecha, hastiada, estafada y violada opinión pública en España, donde la gente ya es consciente que todo se oculta, todo se filtra, y todo se tergiversa al servicio de lo que ya parece claro ser una AUTÉNTICA MAFIA. Esto ya no es “Democracia”; nada de todo esto tiene ya que ver con palabras como “Pueblo” y “Dignidad Humana”. Y nada de todo esto va a quedar impune, por muy tarde que pueda parecer.

No me queda más que recoger mis más sinceras “FELICIDADES!” a todas las personas que hicieron posible el ejercicio periodístico de ayer. Redactores, programadores, editores, reporteros, TVE2, La Sexta,.. y hasta el PÚBLICO que ayer decidió priorizar para estos 2 programas en la televisión de su casa. Querer es poder, y saber es actuar. Ya tenemos todo para mover la siguiente ficha.

DOCUMENTACIÓN:

Documental “Los ojos de la guerra”:
http://www.rtve.es/alacarta/videos/la-noche-tematica/noche-tematica-ojos-guerra/1732247/

La Sexta Noche, participación de Gervasio Sánchez:
http://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/entrevistas/gervasio-sanchez-zapatero-conocia-caso-mayali-mismo-informe_2013032400003.html