Necesario un Tribunal de Censura en el Arte.

rajoy

El pasado sábado asistí a una conferencia magistral de la escritora mexicana Elena Poniatowska, sobre la vida y obra de la artista británica Leonora Carrington. Entre las muchísimas anécdotas de vida que contó, destaco ahora una: “A Leonora no le gustaban los políticos ni los partidos políticos. Fox era un “cabrón”, todos los presidentes eran “cabrones”, y probablemente si hoy estuviese viva, diría que Peña Nieto es otro “cabrón”,… y además un “pendejo””. Está claro por qué los grandes son grandes, y por qué el filo de la censura no va con ellos. Chapeau por la valentía de la escritora.

Tristemente esto es un caso aislado en este Siglo 21 preocupante que vivimos en el mundo del Arte y en general en el de la comunicación. Los índices de censura suben a niveles alarmantes, y sin duda vivimos una era del “proteccionismo de la opinión pública”. Se imponen unas pautas ideológicas de comportamiento, y lo demás se convierte en “políticamente incorrecto”. Existen los “silenciados” (lo que conocemos por censurados como Julian Assange), y existen también tristemente los “silenciosos” (los que callan por miedo o por interés). Por miedo justificado, como pueden ser los periodistas que en México pretendan investigar el narco, o por interés injustificado, como por ejemplo el escritor Vargas Llosa; toda su vida acomodado en las mieles de los “anticastristas”, del dinero fácil y el poder, pero hoy escondido de forma bochornosa ante los nuevos procesos de la Isla. Todavía le estoy esperando a ver qué dice ahora, ojalá hoy estuviese vivo García Márquez.

El problema de la censura es especialmente doloroso en el Mundo del Arte en siglo 21. El caso más espectacular es el anonimato en el que se protege el artista inglés Banksy, y por el contrario, el secuestro al que fue sometido durante 3 meses el chino Ai Weiwei por las autoridades de su país (imprescindible el vídeo que recojo en la documentación de este post. El documental genera argumentos para un post entero). En España se censura a quien ilustra al Presidente con una mierda en la cabeza, o a quien hace una escultura del Rey sodomizado por unos lobos. Sin embargo, la doble moral saca a relucir la “libertad de expresión” cuando se trata de los otros, y entonces Charlie Hebdo se convierte en el paradigma de la revolución, poniendo bombas sobre la cabeza del Dios de los musulmanes.

Y ése es el gran problema de todo: la “doble moral”. La falta de regulación en la censura lleva a que la opinión ideológica del poder haga de “tribunal” ejecutivo de censura. Los directores de museos y galerías son los primeros en la escalera hacia la censura para el camino de cualquier obra de Arte. En los gustos o en los miedos hacia las repercusiones para estas personas, radica el primer éxito o fracaso de una obra supeditada a exposición. En el segundo escalafón del filtro censor están ya las instituciones públicas y el mundo empresarial. Todo se supedita a sus intereses personales y privados, económicos o políticos, y rara vez cuenta el interés del Pueblo al que representan. En sus manos está la decisión de lo que es “censurable o no censurable”, y luego al artista no le queda más remedio que aceptar la sentencia, o en el peor de los casos, recurrir a la figura del Defensor del Pueblo Ombudsman, que obvio como uno puede imaginar, no está para estos trotes.

La conclusión preocupante de todo esto es que en los tiempos que corren, y sobre todo en los que se nos avecinan, es necesaria y urgente la creación de un TRIBUNAL DE CENSURA ARTÍSTICA con carácter internacional, dotado de poder ejecutivo vinculante, y que regule los procesos censores de cualquier obra de Arte en este Mundo actual ya tan globalizado. Que marque en detalle las pautas de comportamiento y actuación, las reglas del juego a las que se debe someter cualquier proceso expresivo con vinculaciones públicas para delimitar lo que es censurable de lo que no lo es. Que delimite muy claramente la barrera de la libre expresión entre el “activismo ideológico” frente al “ataque al honor, intimidad o privacidad personal” (..también está claro que no todo vale). En definitiva, que reste poder caciquista a quienes lo disponen hoy para el control ideológico del Arte, y que sume un grado de oficialismo y profesionalización más dentro de un sector en pleno auge social, y  que se empieza a convertir impunemente en una herramienta de control y sometimiento ideológico desde quienes no les interesa que dicho “tribunal” exista. Un organismo similar a lo que hoy se entiende políticamente como “Naciones Unidas”, pero concebido hacia el mundo del Arte y bajo este prisma que recojo hoy. Por pura lógica y en este sentido, cabría pensar que la UNESCO es quien debería estar velando por este tipo de cosas, y sobre todo quien debería estar dando cobertura legal de protección a tantos y tantos artistas en el Mundo que hoy están abandonados a la mano de Dios en el campo de la censura.

Nosotros por nuestra parte, desde la Asociación Cultura y Conciencia y bajo el paraguas del Conciencismo, estamos muy sensibilizados en este tema, y será uno de nuestros pilares fundamentales de actuación. Son ya demasiados los interesantísimos proyectos que quedan encerrados en el cajón bajo llave, por culpa del yugo censor del interés partidista. Esto no es concebible en ninguna sociedad que se precie de Siglo 21.

Documentación:

Ai Weiwei. Never sorry:

 

Anuncios

2 thoughts on “Necesario un Tribunal de Censura en el Arte.

  1. tienes razón, hay que crear ese tribunal pero la mejor actuación es la de la educación en que bajo el paraguas de la libertad de expresión no se acepte “el todo vale ” y enseñar en donde está el limite LIBERTAD PARRA CREAR PERO SIN DENIGRAR….. y otra cosa la sociedad civil cuando se sienta herida por alguna creación, actuar como un colectivo unido y “desautorizar, boicotear ” a esos artistas que denigran mas allá del limite de lo razonable ( mas o menos como lo hace el colectivo gay que para eso actúan como una piña)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s