Pasa el tiempo, y crece la decadencia.

Acabo de ver esta joya de vídeo (2’34”) promocionando la Casa Batlló del arquitecto Gaudí, y obvio no me podía resistir a callarme. Es sin duda de lo más espectacular que he visto nunca a nivel audiovisual para la promoción de una arquitectura. Si ya de por sí la obra que exhibe es una de las grandes joyas españolas Patrimonio de la Humanidad por Unesco, la verdad es que hay que felicitar también muy profundamente al Director que ha ejecutado este corto audiovisual. No es fácil estar a la altura complementaria de Gaudí, y en tiempos complejos como los actuales, se agradece que la creatividad evasiva todavía sea capaz de alegrar almas muy dañadas. Una serendipia entre genios difícil de conseguir hoy.

Y digo esto, porque obvio viendo el vídeo uno se da cuenta rápido de que “YA NO SE HACEN ESTAS COSAS”. Es el tópico hueco que todo el mundo repite al unísono como autómatas, pero que tristemente no hace reflexionar a muchos de ellos. Esa frase tan manida me despierta rápido a concienciarme del “por qué” murió la inmensidad del pasado y ya no se hacen pirámides como los egipcios o los mayas, por qué ya no se hacen palacios renacentistas, ni coloniales hispánicos, ni catedrales, ni acueductos,… Por qué la “MARAVILLA” tiene que evocarnos a la nostalgia del pasado. Por qué siendo tan “técnicamente perfectos” como lo somos en nuestra era, ahora ya no hacemos estas cosas.

El gran periodista y viajero Manu Leguineche dijo una vez “El S.XX ha sido para mí el siglo desaprovechado; …tanto progreso tecnológico para tan poco avance humano”. Y aunque su cita iba enfocada en otro contexto, creo que puede adaptarse muy bien al tema de hoy. Y creo sobre todo, que después de 20 años desde que dijera esto, nadie le ha hecho caso todavía. La clave obvio de esa crítica era el PODER DESTRUCTIVO DEL CAPITALISMO, que lo evoca todo al puro dinero, a la rentabilidad, a la optimización de presupuestos, al “AHORRO” (palabra maldita). Hoy ya no se pueden hacer estas cosas porque hoy el objetivo no es la obra en sí, sino el BENEFICIO ECONÓMICO que genera. Hoy, la primera pregunta que despierta cualquier proyecto para cualquier ámbito de ejecución, es la demoledora “CUÁNTO VA A COSTAR”, mucho antes de lo que sería la lógica “cuánto va a repercutir”. ..Lo que sí se preguntaban antes. Es la nueva esclavización de este siglo.

La prueba más evidente de ello lo tenemos en el propio registro de la Unesco para Patrimonios Mundiales de la Humanidad. No hay más que echarle un vistazo a vista de pájaro, para darse cuenta de que el ayer fue tristemente mucho más productivo y valioso que el hoy. Así triunfan ahora las casas prefabricadas, así crecen las barriadas, y así vamos triste y preocupadamente a donde vamos. Lo confirmarán los libros dentro de 200 años.

Documentación:

Wikipedia Casa Batlló:

http://es.wikipedia.org/wiki/Casa_Batll%C3%B3

Lista de Patrimonio Mundial Unesco:

http://portal.unesco.org/es/ev.php-URL_ID=45692&URL_DO=DO_TOPIC&URL_SECTION=201.html

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s