Adiós mi querido Feliú.

santiago
Me acabo de enterar que esta pasada noche ha muerto Santigo Feliú de infarto al corazón. Que no llegó al coche que le esperaba para llevarlo al hospital de urgencia, que su esposa poco o nada pudo hacer en ese momento, y que deja un bebito en camino, y una película huérfana de música. Los que le conocimos como Artista y como Humano, estamos ahora mismo llorando sin parar de dolor, de rabia, de impotencia, y de injusticia. Estoy ahora mismo en Facebook mientras escribo esto, desde México hablando con España y Cuba. No sé casi ni lo que estoy escribiendo,.. sólo sé que estamos todos vaciándonos de lágrimas, expulsando todo el sufrimiento como podemos, y entrando en fase de POST-SHOCK: PUTA MIERDA LA NOTICIA ES VERDAD!!!!.

Para quienes lean esto y no lo conozcan, me alegraré en el alma de que estas líneas les sirvan para acercarles a un “GENIO” en toda su literalidad. Los artistas pueden ser grandes cuando su Arte es grande, pero pasan a la categoría de genios cuando su personalidad es todavía incluso más grande. Santiago Feliú es de esos: de los que el ego no les domina, sino que es precisamente la HUMILDAD la que les invade. Siendo el máximo exponente de la Nueva Trova Cubana, y el reemplazo natural de su padrino Silvio Rodríguez, Santiago se resguardaba en la cueva de su tartamudez para simplemente “CREAR”; lo de las relaciones públicas y la fama se las dejaba a otros. El pobre Santiago era tan noble, que su problema a la hora de trabarse la boca era sólo un problema psicológico, porque cuando ganaba confianza con los amigos que le rodeaban, era entonces cuando se soltaba como el más el cabrón, y ya no había nadie quien pudiera pararlo. Y su gran amigo del alma era sobre todo y por encima de todo, el ESCENARIO. Su entrega y su confianza era tal hacia sus admiradores, que nadie que asistía a un concierto podía imaginar que acababa de presenciar un milagro de la naturaleza como el que producía Santiago.

Podrían escribirse libros y libros enteros sobre su carrera musical, aunque afortunadamente YouTube deja ya para la inmortalidad muchos conciertos suyos. Sólo puedo decir ahora a este respecto, que Santiago tocaba todos los instrumentos como los ángeles, componía para muchos artistas como las hadas, y cantaba con el alma de un inmenso espíritu melódico. Santiago era más que un simple “ser humano”. Recojo a forma de humildito homenaje estas palabras que se escriben desde un teclado empapado en lágrimas, y aquí va el vídeo de su tema “Ay la vida”, mi gran preferido, lo que siempre más me ha entrado hasta la médula de él, y lo que parece ser que nos enseñó de forma premonitoria a todos los demás que seguimos viviendo esta vida. Querido Santiago, hoy ya eres un precioso mito para muchísimos aquí abajo, ..en Cuba, en México, en España, en Argentina, en Venezuela,… Larga vida hermanito, no sé si las lágrimas de mis hermanos de aquí abajo se acabarán alguna vez. Me dicen que no. Lo que sí sé es que te fuiste como los grandes, por mucho que tú quisieras pasar más desapercibido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s