Afortunadamente el Ajedrez seguirá siendo “Arte”.

ajedrez
Impresionante Magnus Carlsen, un joven noruego de 20 años que acaba de ganar por primera vez el Mundial de Ajedrez. “20 años”, igualando el record de juventud que tenía Gary Kaspárov, y que si sigue con la disciplina de la que hace gala, parece que podrá sumarse pronto al Olimpo de los Karpov y Bobby Fischer. Promete.

La diferencia para este caso es que no le hacen falta guerras frías políticas ni super-computadoras para convertirse pronto en mito, y sólo se guía por su instinto matemático, su estrategia probabilística, y su lógica humana más aplastante. Huye de los programas informáticos, de la fama de los medios, de la pomposidad de los campeones mundiales, y simplemente se dedica a lo que sabe hacer y a lo que le enseñaron desde pequeño: a empezar una partida, a mover la primera ficha, y a empezar a adivinar por dónde le va a dar su contrincante. Para los nostálgicos de las artes milenarias, esto que está pasando con este chavo es un auténtico sueño.

Y obvio, cómo no, ahora me tengo que acordar de los Vettel, Cristiano Ronaldo, Justin Bieber, Miley Cyrus y demás “niñatos-mamada” que empieza preocupantemente a generar este Mundo, ya sea especialmente en el deporte o en la música. Jóvenes con talentos innatos pero con encefalograma plano, educados en el hambre de victoria mucho antes que en el desarrollo intelectual. Modelados expresamente para “ganar dinero”, contagiados por los también “padres-mamada”, que desde pequeños ya meten a sus hijos en clases de tenis, o fútbol, motor o hip hop, con el único objetivo de crear “futuras promesas” que luego acaban siéndolo en el mejor de los casos para el 1%, o en defenestrados fracasos para el 99% restante. Fracasos que luego quieren cobrarse la vida como se la habían prometido y que finalmente no fue, y ahí aparecen entonces los políticos acomplejados, los banqueros acomplejados, y los presidentes de multinacionales acomplejados. El Mundo entero está copado por este tipo de gente. Y ese Mundo corre a una velocidad tan insultante ya, que los jóvenes empiezan a copar los puestos de honor en todas sus disciplinas más mediáticas, dándole un revolcón a conceptos como la “experiencia”, el “know how”, la “templanza” o la “sabiduría”. Lo que antes era el precioso “Arte de vivir”, ahora se convierte ya sólo en “ganas de triunfar”. O le ganas a la vida, o la vida te gana a ti, eso es “Capitalismo” del Siglo 21 en todo su esplendor, y afortunadamente este joven empieza a quebrantarlo con su ejemplo.

Felicito a Magnus Carlsen por las perlas humanas que suelta en la entrevista que publica hoy “El País”. Él dice que se considera un “poco revolucionario” del Ajedrez, pero yo estoy convencido que este joven es ya un “mucho revolucionario” de la vida. Eso es simple y llanamente “Arte” para mí, y estoy convencido de que quien la lea, compartirá conmigo esta otra percepción sobre la vida, que ya empieza a estar cada vez más amenazada de extinción. Dale fuerte chaval, los billetes nunca podrán a la mente.

Fuente:
http://deportes.elpais.com/deportes/2013/11/25/actualidad/1385409599_362591.html

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s