Filipinas no es Irak.

filipinas
España ha enviado al desastre de Filipinas dos aviones con comida y un equipo de 33 médicos. USA un portaviones cargado de agua potable, y ya está: “que les den por el culo a los filipinos”.

Esto no es Irak ni Afganistán, ni allá hay petróleo, sólo arroz. No llega ni el escudo antimisiles, ni las bases militares. Por no haber, no hay ni oficina del Banco Santander, ni del BBVA, ni fábrica de Zara. Mucho le importa a la Comunidad Internacional que los filipinos fuesen socios fundadores de la ONU, o que en los años 60 llegaran a ser la segunda economía más próspera de Asia después de Japón. Hasta el tifón, Filipinas no era más que un reducto de mano de obra barata para pocas multinacionales, pero tras el sábado, ya ni eso. Hoy sólo hay caos, cadáveres bajo el fango, robos de niños, y enfermedades que amenazan un nuevo desastre humano al estilo Haití.

Filipinas no despierta las grandiosidades soberbias de los políticos, y si alguna vez los Bush, Aznar o Blair se quisieron sacar la foto que los ponía en la cúspide mundial, hoy esos miserables callan y pierden la oportunidad de estar en la cúspide de las de “verdad”. El Mundo está perfectamente preparado para amenazar a Irán, para bloquear a Cuba, o para hundir a Europa. Pero los desastres naturales siguen sucediéndose, y nadie pone una neurona de esfuerzo para esquivarlos. Todo es “miedo”, “rentabilidad”, “producción” y “capitalización”. Lo único que importa los son números, las estadísticas, y las gráficas de crecimiento. Seguimos dándonos contra la misma pared una vez y otra también, y nadie mueve un sólo dedo por quejarse por otra cosa que no sea su casa, su coche, su trabajo y sus vacaciones. “Esto” es la Democracia del Siglo 21, la miseria más miserable que estamos produciendo como seres humanos. Me atrevería a decir que probablemente somos la generación más deshonrosa, humillante e inhumana en la Historia de la Humanidad. El gran periodista Manu Leguineche lo dijo ya hace 10 años: “Estamos viviendo el gran siglo desaprovechado: tanto avance tecnológico para tan poco avance humano”. Somos la vergüenza de los futuros historiadores en el Mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s