Por qué cargo tanto contra el PP (o como se llame)

manifestantes
No me gusta escribir sobre mí, pero hoy me gustaría hacer esta excepción.

Respuesta al título del post: porque el PP tiene la llave de la solución para los problemas en España, pero me da la sensación de que o no quiere utilizarla (grave problema de irresponsabilidad social), no sabe utilizarla (grave problema de incompetencia), o no puede utilizarla (grave problema de Golpe a la Democracia).

Mi postura no es en ningún momento un posicionamiento ideológico, yo no tengo ninguna afiliación política, y los que me conocen bien saben que dejé hace tiempo de creer en “esta” clase política actual que tenemos. Mi familia es prácticamente al 100% (menos yo) del entorno del PP. Tengo familiares en cargos importantes en el partido, y lo fácil para mí hubiese sido seguir las directrices que en teoría le marcan generalmente a uno desde los lazos familiares. Ese es el primer problema que vivimos en España.

Tengo amigos buenísimos en el entorno de Batasuna, incluso hasta una ex-novia a la que quise hasta la médula está hoy encarcelada por colaboración con banda armada. Tengo conocidos a los que respeto muchísimo en el PSOE, en IU, en el PNV,.. todos ellos excelentes amigos en mil batallas de la vida, salvo en la política. Tristemente con todos ellos puedo contar para cien mil cervezas en el bar, pero para ningún proyecto de construcción social. Segundo problema que vivimos en España.

Tengo la “desgracia” para muchos (fortuna para mí) de haber tenido una madre que desde siempre ha colaborado en labores humanitarias con Manos Unidas o los Amigos del Pueblo Saharaui. De la que mamé y aprendí para la palabra “solidaridad”. Desde pequeño se me educó en los valores de la dignidad humana, la justicia, el respeto y la defensa de los derechos humanos para aquellos que los pueden necesitar como yo o más que yo. No permitir la opresión de los débiles que sufren, y luchar por intentar hacerles la vida más feliz a ellos, porque así soy más feliz yo también. Eso, en el país actual que vivimos, es sinónimo de “criminalización”, “desobediencia”, “rebeldía” y hasta de ser “políticamente incómodo”. Tercer problema que vivimos en España.

Yo era un joven de formato “standard” en nuestra sociedad: vivía por y para el baloncesto, me gustaba salir con mis amigos y desmadrarnos juntos, estudiaba lo justito para que no me suspendieran, y en la vida no tenía otro objetivo que tener un trabajo estable, comprarme una casa, formar una familia y pasar los años de mi vida lo mejor que pudiese junto a ella. Es lo que quiere todo el mundo en este país a no ser que esté muy “loco”: se nos educa para ello. Desgraciadamente, la foto de las Azores con los 4 impresentables firmando la invasión de Irak me transformó, me despertó del letargo de la vida “standard”, y me transformó en la del “luchador con sus ideales de justicia” que me tiene hoy atrapado. Me pareció tan INJUSTO, INDIGNO E INHUMANO ver cómo millones y millones y más millones de personas salían a las calles de todo el Mundo gritando “NO A LA GUERRA”, y que nadie, absolutamente NADIE del poder les hacía caso, que en ese momento pensé: “todo esto de la Democracia es un tocomocho”. ¿Cómo es posible que se actúe con tanta impunidad y soberbia a espaldas de quienes les votaron y les eligieron?. Desde entonces ví que pensar en la justicia era sinónimo de “problema”. Cuarto problema que vivimos en España.

Ahí y desde entonces, luchando contra el absolutismo del poder con las únicas armas que tiene el débil que no son otras que las de LOS PRINCIPIOS, tuve la inmensa fortuna y el privilegio de conocer al Sr. Federico Mayor Zaragoza, quien creyó en mí, quien me acogió como “alguien que le recordaba mucho a sus principios en su juventud”, y que me guió en el camino de la lucha “racional” desde la no violencia. Lo único que me ha repetido incansablemente desde entonces es un sabio consejo de amigo: “es indispensable siempre saber arrimar el hombro, no hay nada absoluto, todo tiene un por qué, y los demás tienen el mismo derecho a pensar que usted”. Con esta “varita mágica”, puedo decir de forma enternecida que disfruto en su persona a un gran amigo que me “soporta”, que me inspira y que me ayuda a crecer hasta donde él puede canalizarme (..a veces reviento). Y viendo las luchas ideológicas en las que está enrocado este país, el haber conocido a esta persona me ha conllevado a abrir unas puertas maravillosas unas veces, pero a CERRAR a la vez otras de forma incomprensible por mí. Desde entonces me he ido dando cuenta poco a poco, y en base a las tremendas barreras encontradas en el camino, que este país no está preparado como dice él para “arrimar el hombro”. Vivimos una España llena de intransigencias, donde dependiendo de si eres rojo o azul, puedes hacer unas cosas u otras. Aquí todo el Mundo tira hacia su propio terreno, y nos estamos metiendo en un campo de batalla donde ya sólo domina el famoso “sálvese quien pueda”, lo que sin ninguna duda nos condena a todos. Quinto problema de España.

CONCLUSIÓN:

Me da igual quien esté en el Gobierno de España, esto no es un problema específico de nombre “PP”, y lo único que pido es que quien esté, gobierne “EN NOMBRE DE TODOS”. Que se rescate a bancos si hace falta claro que sí, pero también a desahuciados. Que se favorezca el crecimiento para las grandes empresas, pero por supuesto también para las pequeñas. Que se favorezca incluso a familiares que lo necesiten si es necesario, pero también a los desconocidos que lo valen tanto o más que ellos. Que en definitiva se favorezca A TODOS: a eso se llama CRECIMIENTO DE UN PAÍS. Y lejos de esta filosofía tan simplista del “todos somos iguales”, creo que el PP se está tomando los problemas de España de una forma personalista, como un “ataque ideológico y despechado” de la izquierda contra su actuación. Los parados por lo visto son de izquierdas y sólo unos parásitos que no quieren trabajar, los desahuciados resulta que también son de izquierdas y hacen trampas para no pagar y encima se alinean a ideologías de ETA. Los que se hunden en la pobreza por lo visto son también de izquierdas y tienen televisores de plasma en su casa y son unos vividores. Los médicos son de izquierdas y por eso atacan la privatización de la sanidad, los actores son de izquierdas y por eso no entienden que se suba el IVA al 21%, los funcionarios son de izquierdas y por eso no aceptan que se les quite una paga, los estudiantes son de izquierdas y por eso no quieren que se les españolice, los que luchan contra la corrupción son de izquierdas y por eso no entienden lo de Bárcenas o Urdangarín,… ¿NOS ESTÁN QUIERIENDO DECIR QUE ESPAÑA ES UN PAÍS DE TRAMPOSOS IZQUIERDISTAS?. ¿Los mismos que nos están diciendo que no todos los políticos son corruptos y que hay gente noble dentro de la política, son los que ahora están actuando con esa desconfianza tan brutal frente a su pueblo?. ¿Así pretenden arreglar las cosas, llevándolo todo al terreno de los personalismos?. ¿De verdad pretenden que nos creamos que unos son los buenos, y los otros son los malos malísimos de la izquierda?. Me parece de tal GRAVEDAD y de tal incompetencia la forma en la que está actuando el PP para afrontar esta crisis, que sólo puedo decir que se están poniendo a la altura de una auténtica “MAFIA” en beneficio de sus propios intereses, sin contar con los intereses comunes de ESPAÑA COMO ESTADO NACIÓN.

Hay personas en las bases del PP (desgraciadamente todavía pocas) que no comparten la forma de gobernar de su partido, y afortunadamente están empezando a hablar e incluso a entregar el carnet. Me parece ADMIRABLE esta forma de actuar, creo que son lo que deberían crear un partido nuevo, con ideas nuevas, y GANAR las próximas elecciones. Ellos se merecen todo mi respeto y admiración, vengan del PP, PSOE o donde sea. Luego hay aparte otro pequeño grupo de afiliados al PP que se empiezan a cuestionar todo lo que está pasando, y que todavía no se atreven a dar pasos. A éstos les digo que en el retraso está el fracaso: que den el paso ya. Finalmente están los perrillos falderos del poder, los que lo único que les importa es la nómina al final del mes, y les da igual lo que pueda estar pasando fuera de sus casas, incluso aunque se esté hundiendo el país. A estos miserables, mi más absoluto DESPRECIO: el destino acaba siempre poniendo a cada uno en su sitio, y creo que habrá sangre en el camino como las cosas sigan así. Me da auténtico bochorno y vergüenza ver en el Parlamento de España a sus señorías jugando a Sudokus o viendo fotos de lencería, y cuando termina el discurso de su jefe se levantan y se ponen a aplaudir con el entrecejo rabioso y lleno de orgullo. El Código penal debería recoger urgentemente una figura de castigo ejemplar para estos impresentables.

Creo finalmente que España necesita hoy más que nunca una clase de políticos VALIENTES, CON PRINCIPIOS Y GANAS de construir, sin seguir directrices ni órdenes de partido, y con el único convencimiento de actuar POR EL BIEN COMÚN, votando las leyes en base al beneficio social en el que repercuten, y no en base a lo que les mande votar el partido. En ellos SÍ CREERÉ siempre ciegamente, sean del partido que sean, y sean de la ideología que sean. Estamos viviendo tiempos de cambio, y no tengo ninguna duda de que los que ahora están sembrando esta forma de actuar tan noble, serán los que mañana recogerán los frutos. Con ellos siempre a muerte, pero con todos los demás, tolerancia cero. Todo esto que estamos viviendo a nivel sistémico es una mierda ya: al PP le sobra la “P” de Popular, al PSOE la “S” de Socialista, y a IU la “U” de Unida. Que se queden ya sólo los que actúen en política por principios, y que la “órdenes de partido” se vayan a destrozar otro país. No los necesitamos ni los queremos aquí.

Anuncios

5 thoughts on “Por qué cargo tanto contra el PP (o como se llame)

  1. ¡Me ha gustado mucho! Llegarás lejos, pequeño, jeje. Esa enumeración de puntos en España a batir, pone los pelos de punta, está tan arraigado… Pero mira, la clase política es tan necia y avariciosa que hay que darles las gracias por cavarse su propia su propia tumba a golpe de saqueos e injusticias indiscutibles. Eso acelera las cosas (espero) aunque sea a costa de sufrimiento social. Bueno, precisamente por ello. Ya es triste…

  2. Queridísimo Jorge: no creo que atices en demasía al PP. La lógica en la que hemos vivido hasta ahora siempre ha invitado a cargar contra el que gobierna (y en principio así seguirá siendo).
    El problema es si todos tenemos el mismo concepto de democracia. Porque lo que hay que definir es qué es y cómo se ejercita la democracia.
    Desde qué estudié que Hitler surgió de unas elecciones democráticas me pregunto si es bueno que un partido pueda tener mayoría absoluta (aunque tenga el 100% de los votos). Una locura de pregunta. Lo sé. Puede parecer que yo sea antidemocrático. O mi pensamiento. Pero ahí está el antecedente… Y no es muy bueno (millones de muertos en una guerra mundial)…
    Tú y yo formamos parte de una generación que no votó, por un tema de edad, la Constitución Española vigente. Creo que el 70% de los votantes actuales no lo hemos hecho, y se nos dice que es el sistema que nos hemos dado “todos los españoles”… A mí no me lo han preguntado. ¿Qué miedo hay a preguntarnos a los actuales españoles en ejercicio de voto a refrendar la actual Constitución? ¿Igual a lo mejor la rechazamos? ¿O queremos otra más actualizada o mejor? ¿O la misma? No debemos ser mayorcitos o tener criterio para poder hacerlo. Será eso… O somos unos antidemocráticos… Por ejemplo, la última modificación que se le hizo (poner un techo de déficit a la Constitución en el Parlamento), ya que podía votar, ¿por qué no me lo preguntaron en referéndum? No iba en el programa electoral de ninguno de los partidos que lo aceptaron (los dos mayoritarios (¿o autoritarios?)). Por tanto me (nos) lo debían haber preguntado… Deben ser cosas mías… pero no me parece democrático no hacerlo… Debo ser un “antisistema”…
    Pues este “antidemocrático” y “antisistema” pacífico, honesto y sincero sólo pide a los políticos que me definan qué es la democracia. Y como es, o debe ser, muy difícil hacerlo, pues les pido al menos poca cosa. Que sean ellos, los políticos, gente excepcional. Oséase, gente que se deba a las personas (que creo que somos los que votamos, no las grandes empresas o corporaciones o fortunas). Si votan las personas, que se legisle para el bienestar de las personas…
    Eso de ser excepcional también significa ser gente modélica. Con todas las letras. Eso quiere decir que si hay alguna sospecha sobre ellas que dejen el cargo o puesto y hasta el partido. Y que no estén protegidas por ningún tipo de aforamiento (puesto que son modélicas y no lo necesitan). Eso sí: si quien les denuncia les ha denunciado en falso que caiga sobre el falso denunciante todo el peso de la ley y se le reponga al político dimitido su dignidad y cargo y hasta se le indemnice.
    Y que sean gente tan especial que sean capaces de generar ideas siempre en positivo, de modo que sean siempre, siempre, siempre constructivos. Que no caigan en el error de criticar una idea por el simple hecho de que no se les ocurrió a ellos primero. Y que apoyen las del contrario si les parecen buenas. Y si les critican, que no respondan con el feísimo “y tú más”…
    Y que sean tan valientes para desafiar a sus propios partidos (votando en contra o absteniéndose) si no piensan en todos los temas igual que las tesis oficiales sin temor a represalias o multas.
    Y que sea gente tan transparente que sea capaz de desnudar su economía familiar (que no solo personal) ante sus votantes no solo cuando llega al poder sino hasta 10 años después de haberlo dejado, para que no haya dudas de ningún tipo. Y que rechacen los cantos de sirena de grandes corporaciones para ser consejeros de las mismas hasta pasados esos 10 años, en los que también habrán rechazado la primera línea de mando de sus partidos, para que nadie los vea en esas corporaciones como gente que pueda conocer resortes más actuales de poder. Que los cojan por su valía, no por sus “manejos”…
    Y que sea gente tan eficaz y con principios tan asentados que sean capaces de rechazar un cargo para el que no están preparados (o no se sienten preparados) (voluntarismos los justos), o que se rodeen de asesores preparados, no de familiares en cualquier grado (debería estar prohibido lo de rodearse de cónyuges, hijos, padres, etc) o personas de su propio partido (solo por el hecho de serlo) habiendo gente muy preparada entre los funcionarios o incluso sacando a concurso público una subcontrata de asesoría (para rodearse de los mejores a un precio ajustado por un tiempo limitado)…
    Y podríamos seguir, pero mejor parar aquí, porque si no me temo que no va a haber nadie que cumpla con los requisitos… ¿O sí? Los hay y muchos. Que sea verdad

    1. Iñiguito!, me encanta tu discurso cargado de ética social. La inención que yo tengo con este post es la de “despolitizar” la tensión política tan actual que estamos llevando, y llevarla entera al terreno de lo humano (que como dicies tú, al fin y al cabo es lo que somos: puras personas). Tú das un paso más avanzado (el de las soluciones) al que he recogido yo aquí (el del problema como sociedad). Efectivamente, no podemos vivir en pleno Siglo XXI con una Constitución del XX, y lo mismo pasa con la Ley Electoral. Solucionando estos 2 problemas, tendríamos ya un 80% del camino recorrido para eso que tú llamas “Democracia” de los habitantes de hoy, no la de los de ayer. Comparto por entero todo abrazos comandante!!, en los principios está la construcción. Y con la construcción se llega a la solución.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s